26.7.12

Duerme muchacho hermoso

(A Gustavo Cerati)

Duerme muchacho hermoso
Ese sueño triste en el caíste por sólo vivir
Dejando en las almas un lago desierto
Que no llenan vientos de éste porvenir.
Viviste la vida en música ligera
De un salto gigante llegaste hasta mil
Y en mi alma de púber forjaste una huella
Con tus notas blancas de suave marfil.
No despiertes chico, el mundo es tirano
Te llama porque sólo precisa de Ti
Para que lo colmes con sones serenos
Y así taciturno tirarse a dormir.
Duerme pibe hermoso de corazón noble,
Tu misión en el mundo la cumpliste, en fin
Lo tornaste bello con tus melodías
Y tu poesía virtuosa y sutil.
No despiertes hombre, aunque yo te amo
No quiero que vuelvas, ni verte sufrir
Vete por el cosmos con tu amigo El Flaco
A llenar de música galaxias sin fin.


Poder decir adiós es crecer (Gustavo Cerati)

25.7.12

Reverdecer


…y en medio de la húmeda hojarasca
Hundí mi cable a tierra y mi venganza
Y transferí el dolor que me abrumaba
hacia un hito de luz y de esperanza.
Y entre las muertas hojas de mis plantas
Abrióse la semilla en dúctil danza
Y aquel trozo de muerte que acuciaba
Se transformó en latir y vida a ultranza.
Y en el bosque fui otra vez verde enjundioso,
Fui primavera, fui la savia fresca y clara
Y levantóse mi figura ora lozana
De espíritu neonato y alma sana
Pues las heridas que ayer me desangraban…
Ya se cerraron…
Y no quedan cicatrices, sino enseñanza.

Raíces y alas


Hay que renovarse
Cambiar de piel como la serpiente
salirte el sol como cada día
volverse planta como la semilla
reverdecer como después del invierno
florecer todas las primaveras
resucitar como después de morir
crecer como después de niño
proyectarse como la esperanza
abrir el alma como el volcán.
Y permitir que te crezcan alas
volar tan lejos como te den ganas
volar tan alto como la montaña
mas sin olvidar los lazos que no atan,
la leche que mamaste, lo aprehendido en casa
la sangre que te surca, los genes que te engarzan
pues son tus raíces, tu génesis, tu entraña.
Debes renovarte,  pero recordar
que si no hay raíces, tampoco habrá alas.

Cuando partas


Cuando partas, contigo se habrá ido el verano
Y la desnudez de mi alma reclamará por tus manos.
El sol y las estrellas se habrán apagado,
Mis ojos serán ciegos, mi mundo inanimado.

Cuando partas, no habrá canto de gorriones,
Mi cama será escarcha y mi corazón jirones.
Mis días serán largos, mis noches infinitas,
Mis sueños pesadillas, mi amor será cenizas.

Cuando partas, mi cuerpo será sólo carne y hueso
Y quedará tu recuerdo en el aire como incienso.
Mi cuarto será oscuro, tu luz será recuerdo,
No habrá música suave, tan sólo habrá silencio.

Cuando partas, los diarios no dirán nada
Y la ciudad no se habrá dado cuenta
que está faltando un ángel en sus calles
ese ángel que sonríe y que me mira
con unos ojos como lo hizo jamás nadie.
Cuando partas, te habrás llevado todo.

Natural

Eran sus ojos marrones
como la tierra más fértil,
Y sus cabellos dorados
como el trigo ya Noviembre.
Su sonrisa la blancura
de la nieve en las alturas,
Y su voz era el sonar
de la lluvia en un cristal.
Sus manecillas de seda
la brisa primaveral,
Y su caminar pasivo
era un canto angelical.
Sus besos dulces y ardientes
el calor de mi hogar natal.
Su interior el aliciente
que me hizo enamorar

Acaso, amor


Calma la tempestad y en su sosiego, te contemplo amada mía.
Un ayer indecoroso se pasea en el recuerdo
Y un presente de futuro con vaguedad de alegría.
Navegamos en lo incierto, en la arrogancia, en la envidia
Y nos vestimos de luto para asistir a la cita del odio.
Muerte y resurrección; esta pira de vida aún arde sangrienta
Y quizás las sombras largas del rencor la rescaten para ellas.
Ojala que el amor devenga en superhéroe así pueda besarte
Y alcance a navegar la otrora belleza confundida.
Desnúdate. La noche es una chispa apagada.
Enciéndete para verte como luna de marzo
Para sembrar mis ansias y enterrar el dolor.
No podría explicar cómo el trigo y la miel nacen de tu mano,
Si fuiste volcán y vino avinagrado
Mas como sol de enero ardo entre sus brazos
Y me siento distinto a cualquier tipo que caminó tu calle.

Ando


Ando en la búsqueda, amor
No pretendo venderte la ilusión
Ni soñar con ser uno eternamente.
El sol y el desierto siempre han estado juntos
Pero jamás se han reclamado vida.
Quizás al pasar mi espolón te lastime
O mi inefable caricia cure tus heridas
Quizás pase tan ausente que ni me verás.
Mi humilde condición de falibles vestiduras
Puede hacerme morir en el intento…
…los barcos se alejan llevando ilusiones,
Dejando sal en los ojos y huecos en el alma
Pero al llegar, traen risas y esperanza sanadora.
Soy un barco en altamar, nada seguro
La tempestad me abruma; mi puerto está lejos
Talvez seas mi isla salvadora, mas…
Siempre me verás oteando el horizonte.
…ando en la búsqueda, amor

A Tí


No me hubiera enamorado de ti
Si no fueras la siembra que me llama a tus surcos
Si no fueras la luna en cuarto menguante
Que irradia luz de sol y verde de futuro.
Cada camino que anduve me trajo hasta vos
Sin saber tu senda, ni conocer tus ojos.
Estabas en la ceniza del pan del horno de barro
En el murmullo del agua del canal, en la sombra del manzano
No te imaginaba, pero deseaba el néctar de tu flor
Y el alma se me abría en primavera
Con aromas de azahares y duraznos.
Cada vez que la intriga de tu rostro me inundaba
Galopaba el corazón hacia la brisa
De la piel que te cubre mi Artemisa
De tu risa radiante como aljaba.
Y  un día te encontré, miel del enjambre
Y nadé por vinos tintos y champagnes,
Me colgué de la estrella,  fui una nave
Como fuego zozobrando por tus carnes.
Te tomé en mis caricias y fui sangre
Seminal estallando  en mil volcanes
Y en el magma divino de tu cráter
Fui paloma entre orgasmos a raudales.
Hoy estás como el sol sobre mi tarde
Y la paz corre en la casa, ceba el mate
Late en mi ritmo, calma mi enjambre.

Llueve


Mojada está la tarde en la lluvia serena,
Escúchole caer límpida y buena
En las chapas resecas del tejado,
En el amplio horizonte de mis penas.
Esencia de los cielos que el alma anega
Con trémolos recuerdos que otrora fueran
Pareciera más felices que la hora esta,
Vestidos de nostalgia por no estar cerca.
Y está cayendo aquí y allá en la senda
Donde algún caminante posa su huella,
Y le cae al mendigo y al de la alta esfera
Y le cae al manzano y le cae a la piedra.
Aromas de café y amor se entremezclan
Entre sábanas tibias de refinadas telas,
En el humo galante de  las chimeneas,
Entre  alfombras de Persia y pisos de tierra.
¿Dónde andarás amor,  errática hembra
Tiñendo momentos de concupiscencia
Con simulada alegría de clown de feria
Herida por la vida, mísera y ciega?
Necesito de vos en la tarde esta
Lluviosa en soledades y  en agua fresca
Necesito tu risa, tu piel, tu entrega
Necesita tu parte mi parte huera.
Quizás camine un rato en la húmeda acera
Fingiendo que te olvido, que no interesas
Mas con la esperanza firme y entera
De encontrarte en la calle desnuda y huérfana.

Antes de Ti


Amor:
 Antes de conocerte, yo tenía un corazón inhabitado
Andaba por el mundo buscando una fogata que calmara mi frío
Y saltaba de cada barranco en busca de emociones.
Así, me colgué de cada nube que pintara una sonrisa
Y me entregué a la carne queriendo saciar mi sed de amar.
Pero mi corazón seguía hueco
 y mi cuerpo desvirtuado era un desierto
de espíritu vacío y postergado.
Entonces… un día te encontré
un río de sensaciones alocadas me surcó;
la montaña floreció en lupinos y amancayes
y la luz de tu agua fresca colmó mi alma sedienta.
Después… tu fogata me alcanzó con su tibieza
Y el barranco fue sabana en primavera
Y mi carne ya no fue carne sino… Ser

Como esperando tu regreso


Tu cepillo de dientes sigue ahí
como esperando tu regreso,
mirando hacia la puerta como un preso,
extrañando una boca ya sin besos.
Entro al baño y te veo en el espejo,
te respiro en tu crema de cabello,
si hasta cambié el jabón - puse uno nuevo-
por si llegaras a venir durante un sueño.
A la casa le falta tu sonrisa,
la cama está vacía de deseo,
mis horas se hacen siglos sin recreo
y en la noche brilla el sol de tu recuerdo.
El mate es más amargo en el silencio,
la mirada  lejana en el destiempo,
quién te podrá decir que te deseo
si entre los dos arde la hoguera del infierno.
El domingo por la tarde solo muero
no consigo llenar este agujero
que ha dejado tu canción sin instrumentos.
Pero sigo creyendo en ese cuento
contado para mí  y por  mis sueños
que un día al regresar de mi trabajo
me estés esperando con un beso.

Desde hoy


Voy a vestir este óbice malsano
Con tres sogas trenzadas en esparto
Con ellas liaré la dicha plena
De encontrarte escondida en mi alabastro.
Golpe a golpe mi cincel dúctil y arcano
Sabrá desmenuzarte con sus manos
Y lo que ayer fue torpe y agolpado
Mañana será lino azul, bordado.
Ataré la vida, el amor y la alegría
Para que cuelguen de este alma, triste humano
Y coseremos nuestros gérmenes mojados
De aura simiente en tu vientre inmaculado
Y seremos el futuro y el pasado
Juntos viviendo en un áureo y narco estado.

24.7.12

Cotidiano



Lo atrapó la muerte, seca, con los ojos blancos
al doblar la esquina, luna,  del oscuro barrio,
un montón de vida, joven, unos pocos mangos
rayaron la línea, cruel, de lo inesperado.
Y aunque no soñaba, no, con colgar su retrato
fue roja noticia, roja, de amarillos diarios.
No llegó siquiera, ¡pobre!, a poder decir algo,
no pudo contar, ¿cómo?,  si eran tres o cuatro;
fue la cobardía, vil, con disfraz de humano
quien tomó su alma, fresca, con mugrientas manos.
Y aunque no era  estrella, no, de TV  o teatro
de él los noticieros, ciegos,  hablaron, hablaron…
Pero a los dos días, todos, de él se olvidaron
y un nuevo retrato, ¡pobre!, colgaron los diarios
y los noticieros, ciegos, hablaron, hablaron
de otra muerte absurda, otra,  y de impunes actos…

Vesania


Intento penetrar en tu verdad prohibida
oculta en el silencio y palabras concisas.
He probado mil llaves que me abran tu vida
para poder saber de qué estás construida.
Lo intento por tus ojos, o a través de una brida
que mi filosa lengua practica en tu alma ida.
No encuentro la hechicera, ni al mago, ni al druida
que aclare el manto negro de tu oscura avenida
No sé qué es lo que callas, no sé qué es lo que anidas,
pero es obvio que sangra cuando se abre la herida.
Un manto de misterio se cierne en tus pupilas
y la ira del infierno en tu sangre suspira.
al soltar a la bestia que anida en tu guarida.
Y este dolor me puede al verte poseída
Lejana, sideral, arcana, retraída
Y me quedo en silencio sepulcral de suicida
Buscando las respuestas que te traigan a la vida.

23.7.12

Toda la muerte tiene música hoy

(Al flaco Spinetta)

Hoy todo es hielo en la ciudad.
Tu cálida voz de fina ropa blanca
No dará su plegaria para un niño dormido
Ni alegrará a estos hombres tristes
Que no saben seguir viviendo sin tu amor.
Hay alarma entre los ángeles;
Están a 18 minutos del sol y
Bajan para Juntar tus días,
Llevarse tu alma de diamante
Y guardarte en un halo lunar
Junto a un viento celeste.
Todos estos años de gente 
te han herido por vivir y ahora
eres un viajero naciendo en la eternidad imaginaria…
Vendrán días de silencio y seguiremos luchando
Contra todos los males de este mundo.
Entonces,  mañana, Cuando vuelvas del cielo,
la muchacha ojos de papel reirá,
Porque sabrá la canción llegó hasta el sol.
Rezo por vos.

Dolor en silencio (total indiferencia)


Cultivas en silencio
 ese dolor inmenso,
el llanto apretujado
que acalla tu tormento.
Un mundo indiferente
de machismo ciego
no quiere ver tus manos
atadas al infierno.
Una justicia injusta
que no siente tu miedo,
que no ve a tus retoños
presenciando el desprecio
del puño del cobarde
que somete tu cuerpo
al peor de los vejámenes
cual si fuera un objeto.
Nadie nota tus ojos
pidiéndonos un gesto
una ayuda, una mano
una caricia, un beso.
Total indiferencia.
Casi peor que el desprecio
que la imponente bestia
le propina a tus sueños.
Y te quedas allí….
en lo oscuro escondiendo
esas marcas violentas
del maltrato siniestro,
sabiendo que otra vez,
en cualquier momento,
ese perro rabioso
astillará tus huesos.

22.7.12

Dehiscencia


No me pidas que perdone tu desliz
esta herida jamás, nunca tendrá una  cicatriz
yo soñaba  que a mi lado eras feliz
pero es obvio que bebías otro anís.
No comprendo tu puñal de filo gris
que en mi espalda se clavó profundo y vil
y aunque el golpe fue asestado tras de mí
fue mi pecho el que se abrió casi sin fin.
Mucho tiempo ha de sangrar la herida, sí
ríos rojos correrán dentro de mí
y el dolor  es tan grande  que no va a permitir
que un igual amor vuelva un día a sentir.
No es rencor.  Es tristeza, es lamento, es morir
victimar esperanzas,  ilusiones que a tu lado tejí
eso duele,  porque entero, todo me vertí
a tu río de vida,  tumultuoso, atormentado e infeliz.
No me pidas que confíe un día en ti
no pretendas que otra vez vuelva a sentir
ese anhelo de entregar mi vida así
como entrega el perfume una flor de tu jardín.

Ojalá


(Para su gobierno, no para su gente)
Ojala que el futuro te sonría desdentado          
Y el mañana te devenga en corona de espinas
Y en siembra de maldad que hoy diseminas
En mis países pobres y ultrajados.
Ojala que la sombra de las noches
Se posen en tus alas, inhumano
Y te devengan mil años de ojos tristes
Por la maldad que sufren mis hermanos
Y por la red nefasta que tejiste.

20.7.12

Diosa


Rosa flotante del espacio etéreo
risa de miel, lengua de fuego,
ojos de lunas oscuras y de sol pleno,
diamante negro del hondo infierno.
Libélula encantada de frío invierno
impía y narcisista, hija de Febo
con alas de cristal de vuelo ingenuo,
esbelta y orgullosa, ira de trueno.
Derramas vanidad igual que el cielo
con tu traje estrellado de luceros;
caminas grácilmente, diosa y guerrero
fundidos en un cuerpo de armadura de acero.
Seduces a los hombres con tu talento
de fémina fatal … y caen muertos
rendidos a tus pies lo muy ingenuos
sin darse cuenta nunca que ese es tu juego.
Como he caído yo perdido y ciego,
atado a tus cadenas llegué al infierno
y al más profundo amor sobre tu cuerpo
y al más dulce licor, y al más acerbo.   

Las sábanas de mi cama


Las sábanas de mi cama
saben de mi amor que te ama,
saben de mi cuerpo ardiente
ofreciendo mi simiente.
Las sábanas de mi cama
conocen tus dotes de dama,
saben lo de nuestra piel,
saben de besos de miel.
Las sábanas de mi cama
saben cuando estás en llamas,
conocen la perfección
de tu éxtasis y pasión.
Las sábanas de mi cama
saben que mi voz te llama
cuando extraño tu presencia,
cuando me duele tu ausencia.
Las sábanas de mi cama
guardan manchas del amor,
guardan sueños escondidos,
guardan lunas, guardan sol.
Las sábanas de mi cama,
nuestras cómplices de nido,
guardan celosos secreto
de que tienes un marido.

19.7.12

Demente


Un tumultuoso horizonte negro
cegó tu mente con el tormento,
el holocausto se instaló dentro,
y sin otoños llegó el invierno.
Todo el amor se convirtió en celos
vestidos de odio, de sangre y miedo;
incertidumbre, dudas, deseo,
con una mezcla de  carne y besos.
Muy lentamente fuimos muriendo,
flores cortadas en un florero;
quise tu agua y estabas lejos
en un submundo de desconcierto.
Intento entrar, pero no puedo
y voy secándome  en el destierro,
sé que soy cura, que soy remedio,
que soy locura, mas sin quererlo.
Lanzo mis manos, pero no llego
para sacarte de ese agujero    
tan irreal como un mal sueño,
tan intangible como el silencio.
Y nace el sol en algún momento
y la esperanza me pone en vuelo,
pero la noche oscurece el cielo
y tu sonrisa apaga su fuego.
Y así me quedo solo en mi lecho
soñando días de gozo pleno,
desando sólo que un día de estos
se abra tu mundo y vuelvas al nuestro.

Serás


Esperaré al discípulo ver preparado,
luego, marcharé  por el camino claro,
andaré mil lunas de cielo azulado
para, por fin, llegar hasta tu lado.
Quisiera que vistieras sol dorado
y que tus manos blancas tengan
un arcón de caricias preparado
de aceites y perfumes que curen mi pasado.
Sabré reconocerte, aunque nunca a tu lado hubiere estado
un aura, como estrella de Belén me habrá guiado
para, por fin, mi corazón darte en las manos.
¡Oh!, niña de mis sueños, bien amado
serás la flor silvestre de mis prados,
la flor, corola abierta todo el año.
¡Oh!, niña de mi sueño inmaculado
serás en mi universo potro alado,
serás la que me cure del engaño,
serás mi dulce dueña, serás mi amparo.

La misma piedra


¿Acaso tropezaste otra vez?
¿No te has dado cuenta?: es la misma piedra de ayer.
¿A quién habéis dañado esta vez?
Recuerda:
Vuestra vida se nutre del después.
Aprende del presente, se gesta en el ayer.
No derrames trancos sobre el piso que ya fue,
Asimila los caminos,  pero no para volver.
¿Acaso alguna vez lo entenderéis?
Esa piedra que pisaste, fíjate: que no sea la de ayer.

18.7.12

Vida


Pasa, has dejado tu abrigo. Ponte cómodo.
La mesa está servida en horas por venir,
Tú tienes la carta, eliges el vino
el menú, poco a poco han  de servir.
Recuerda: es un  banquete, 
hay tentaciones
y es largo el camino por seguir
tú verás qué te sirves y de qué te privas
para lozano tu estructura construir.
Habrá buen pan y habrá pan duro,
ambos,  tu hambre podrán nutrir.
Habrá platos humildes y exquisiteces
dependerá de tu paladar el discernir.
No olvides reservarte para el postre,
el amor,  no debe faltar para vivir,
 y las tisanas de finas hierbas
para purificar suelen ser buen elixir.

Tómala, disfrútala, no le mezquines risas al festín
y renueva la esperanza día a día
que todavía hay  una vida por vivir.

Ponle una flor a tu mirada


Ya no preguntes nada,
no quedan más mentiras que inventar,
nuestro tiempo se ha ido,
la felicidad ya es río que va al mar;
mar de muertos amores,
mar de marchitas flores, mar de sal.
Mar de tardíos momentos,
de rencor y desencuentros, mar fatal.
No gastes esa lágrima,
no pretendas engañar al corazón.
No es fácil aceptar que se dejó de amar, que ya pasó.
Sólo queda lo que me llevo de ti,
sólo queda lo  que te llevas de mí.
Mírame, regala una sonrisa a nuestro adiós
y ponle una flor a tu mirada
por lo bello de las horas gastadas,
Por el sudor de sábanas mojadas,
Por nosotros, por ayer, por vos y yo.

17.7.12

Zozobra


Cada cuarto que hubiste te dejó una mañana
De soles negros fríos, de agujeros el alma
De cuerpos sin un rostro, de caricias sin llamas.
Cada risa que diste fueron flores cortadas
En una cesta estéril, vacía sin el agua
Del amor verdadero que buscaste en la cama.
Cada palabra dicha fue oída y no escuchada
Vos no eras lo importante sino lo que entregabas
En tu estuche de carne, de lasciva esclava.
Cada beso entregado no era miel, sino lava
Que emergía doliente quemando tus entrañas
Por el amor ausente, por el hombre al que amabas.
… y se fueron los días sin verte, sin pensarte
Sin querer observar como hundías tus ansias
Buscando aprobación entre conquistas rancias
Que te dejaron sola, sin nada, sinsubstancia...

Cada cama que hubiste se llevo tu esperanza

El mal de los rastrojos


Recuerdo cuando niño haber oído sobre el mal de los rastrojos.
En mi inocente y acotado pensamiento, yo interpretaba
Que era un mal que se le hacía a las personas mediante sus rastros.
La distancia para poder llegar desde las chacras a la ciudad era muy grande.
Se debía abordar un ómnibus y para ello,
Había que caminar unos 2 kilómetros hasta la ruta
Por una calle de tierra y piedra.
En cada viaje de vuelta, yo cual celoso guardaespaldas
Caminaba sobre los pasos de mi madre
Para evitar que alguien pudiera hacerle mal a través de sus rastros.
Igual, ella falleció cunado yo tenía diez.
¿Habrá sido el mal de los rastrojos?