22.10.15

Mi negra baila la cumbia

Qué cumbia baila mi negra
Nacida en los cafetales
Pareciera que la música 
De su negro cuerpo sale.

Contornea su cintura
Sus brazos y manos suaves
En un gentil bamboleo
Como serpientes letales.

Ay mi negra Chapolera
De vestido de colores
Se ha entremezclado en tu sangre
Un viejo ritmo de tambores.

Ay cómo mueves tus senos
Y caderas colosales
Redondas como dos lunas,
Dos lunas ecuatoriales.

Con tu sonrisa radiante
Bajo la luz sobresalen
Tus ojos brunos de brea
Como dos balas fatales.

Ay mi negra Chapolera
Nacida en los cafetales
Tienes el ritmo en la sangre
Con acordeón y  timbales.

21.10.15

Cielo

¡Uh!.. Creo que hoy, otra vez, no te veré;
El mismo remolino de siempre;
La misma sensación de caer al vacío.
¡Ah!.. Cuanto te extraño esta noche.
En este laberinto de alcohol
Necesito de tu piel y tu voz.
 
¡Oh! Nena, hace ya tanto tiempo
Que la sangre se me secó y
La ruleta otra vez sacó mi número
Hacia el cielo.
¡oh! Nena, estoy cayendo al abismo
Y estoy cada vez más ausente.
Mi alma es un agujero insensible
Como el cielo.
Quiero salir a buscarte, pero no puedo.
El desconsuelo me paraliza y me hundo
En la más profunda oquedad.

Ya he estado en estos caminos
Pero nunca pasé el límite.
Éste laberinto de sueño
Me fragmenta entre dos polos
Y cercena mi razón:
Mi razón de vivir.
Mi Ser se despoja de su carga
Y el lastre ya no pesa.
Mi mente gira como un tornado de paz
Y me eleva como un papel
Hacia el cielo.

¡Oh! Nena
Siento que ya no te extraño.

30.9.15

Perdón te piden mis labios

Perdón te piden mis labios
Resultado de imagen para labios masculinosPor besar tus labios buenos,
Por posarse en tus pezones,
Por libar tu dulce sexo.
Por cantar esa canción
Que me trae a tu recuerdo,
Por sorber el elixir
Que tu lengua deja expuesto.
Por brindarte la sonrisa,
Por silbar en el silencio,
Por soplar tus ojos claros,
Por llenarse de tu cuerpo.
Por acariciar tu oído
Con discurso lisonjero
Y por no decir palabra
Si me pides ser sincero…

Perdón te piden mis labios
Por ser franco y verdadero,
Mas, ellos no son culpables…
No pueden decir - te quiero-.

17.9.15

La deuda

La verdad es que estoy frito
Sin una oportunidad       
Con mil cuentas que pagar
Y abajo de un aerolito
Y por más que lo medito
No encuentro una solución
A esta cruel situación
En la que ahora me encuentro
Como oveja en el recuento
Que hoy va a ser degollada
Por una sarta crispada
Que quiere cobrar lo suyo
Y ha roído hasta mi orgullo
Para recobrar su adeudo
Del muerto que soy un deudo
Por una noche de juego
En un desliz veraniego
De droga, alcohol y mujeres
Esos benditos placeres
Que aborrecen en la iglesia
Y que no entran en la mesa
Del común de los mortales
Y ahora son todos mis males
Y en el final ya me encuentro
Con un puñal hacia adentro
Y un sicario bien sonriente
De oro uno de sus dientes
Y la sangre como pato
Que acabará ya en un rato
Con todo este sufrimiento.
Y les juro que no miento,
Mas yo quería pagar
Esa deuda del azar
Que aquella noche contraje
En ese alocado viaje
De placer y alucinamiento
Festejando en mejor traje
Mis treinta de nacimiento.

27.8.15

Lacónicos

Ay tristeza
Tristecita mía, te quiero de vuelta
Quiero que tu barca
De melancolía retorne a mi puerta.

Hoy no he querido mirarme en el espejo.
He querido evitar darme cuenta
Cuánto nos parecemos.

Ahora soy un rey de bastón, 
sin trono ni corona.
Un río en calma en donde se puede beber
La paciencia y el saber.

El ayer seguirá siendo un salto eterno al vacío
sin el sustrato de las pisadas del hoy
el mañana, un anhelo.

Recuerdo cuando corría por aprender,
Por zambullirme en las aguas del canal.
Ahora la prisa es del mundo.

La vida es un error,
Un carro de bomberos apagando incendios.
La vida no es este cuerpo ni ésta fórmula.

20.8.15

Ahora, dos ángeles

                                                                A mis amados hermanos Horacio y Dany

Deposito en la urna azul de mi guitarra
El gemido silencioso de mi duelo,
Enredadera arcana de pasiones verdes
Que mustia hoy acaba en vestirse de invierno.

Quise mitigar la angustia y el dolor
Sumergiéndome en la ceguera del milagro
Por no poder cambiar ni el rumbo ni el destino
De la vida misma y sus tragos amargos.

No sé por qué la barca de infortunios
Arribó de nuevo silente a nuestras casas
Si aún no terminábamos de aceptar la ida
Y acabar el duelo de otra desgracia.

Por eso hoy te abrazo guitarra bendita
Porque entre ellos y yo siempre fuiste un lazo
Gracias al cantar armonioso de mi pueblo
Ellos y yo fuimos un mismo pedazo.
 
Dura, muy dura es la despedida
Cuando no pudiste entregar el abrazo
De – Nos veremos pronto por algún camino
Para conversar acompañando el paso.

Llora, llora sin consuelo guitarra querida
Por tu manantial de cuerdas, cadencioso
Libera este grito de mi desconsuelo
Y llega a sus almas en mi triste responso.

16.8.15

En esta hermosa tierra mía

Aquí, en esta geografía plana
Rio Negro, Patagonia Argentina
De arbusto achaparrado por el viento,
De heladas blancas y de escarcha.

Aquí, en este contrapunto de silencios
De estrellada techumbre celestial,
De gente simple como el tiempo.

Aquí, en esta vastedad inmensa como el cielo
Con la ventisca que silba en los oídos
En la diáfana noche del desierto.

Aquí, en esta tierra que sabe poco de agua
Dura como el alma de un guerrero
Y  suave como manos de mamá.

Aquí germinó la semilla de mi ser
La que sembraron La Ramona y El José
Allá por el noviembre del sesenta y tres.

Aquí hundí mi raíz y mi esperanza
Como el coirón, la jarilla y el neneo
En este oasis a orillas del  Río Negro.

Paso Cordova, General Roca. (si, es con V corta)
Aquí afiné mi lengua y mi guitarra
Le puse mariposas a mi alma
Y me elevé en el aire hecho canción.

Aquí sufrí la vida y su destierro
Sufrí el amor y su consuelo
Y le hundí mil  puñales al dolor.

Aquí, en esta estepa milagrosa
Fui vida en la sangre de mis hijos
Fui paloma, chimango y libertad.

Aquí, en mi amada tierra rionegrina
Pienso quedarme hueso sin carne
Llanto y recuerdo, olvido y lobreguez.

Aquí renaceré como manzano,
Como átomo en el agua del canal,
Como flor de achicoria en primavera.

Aquí divagaré como fantasma
En las noches de charlas de fogón
Con Meulen, la Calchona  y el Chonchón.

Aquí reposaré tozudamente
Polvo en el polvo, aire en el viento
Por la inconmensurable eternidad.

Aquí. En esta hermosa tierra Mía.

25.7.15

Vulnerable

…Y fue por aquel entonces
Que decidió ser guarida
Cuando apenas un pichón 
Picoteaba horas de vida.
En su alma de ruiseñor
Un niñito herido anida
De un amor propio ultrajado
Con puñales y cornisas.
Por eso hoy esta altivez
Que bien lo caracteriza,
Manto inseguro de miedo,
De encono, fobia y mentiras.
Lucha feroz contra Sí 
En la cruel apología
De mofas legas hendidas
En su ingenua vida niña.

...Y fue por el otro entonces
Que decidió ser esquirla,
Puñal, bala de cañón,
Resentimiento e inquina.
Nadó por océanos negros,
Y se peleó con la vida,
Se hizo amigo de Satán
Y al mundo lo odió con ira.
Ese fuego del infierno
Se apoderó de su vida,
De su alma de humilde ciervo
Como cruenta arremetida.

Pero despertó otro día
Cerca de su última cita
Y desnudó su calvario
De animal que padecía.
Por eso miró otra vía
Otros trenes, otra mar
Y descubrió que en la vida
De nada sirve penar.
Y se embarcó en la alegría,
En el argüir y el perdón,
Y hoy camina despojado
De aquella inmensa aflicción.
Y ese niño que sufría
En un instante creció
y redescubrió su hombría,
Su autoestima y su valor.

22.7.15

Desvarío

Se me ríe la vida, se me ríen las horas.
Resultado de imagen para locuraEn este tratado de impaciencia te encontré
En el muro; encendida en la hoguera
Del tiempo encorvado arañado en los azulejos...
Aquella tarde de sol, repleta de mariposas
Caminabas junto a mí cuando aromaban las rosas.
Caminabas junto a mí pálida, de túnica blanca;
Y entre la resolana y la bruma del río
Se colgaba nuestra sombra detrás de los viejos sauces…
Ahí fue cuando te amé para siempre,
En el momento que tomaste mis alas
Y me llevaste a la locura.
…Se me ríe la vida porque una vez más te encontré,
Pálida, de túnica blanca en los fríos pasillos del hospicio.

6.7.15

Felonía

No voy a clavarte las uñas del rencor
Por lo que pasó atrás en el camino,
Haré de cuenta que tan sólo fue el destino
El que cruzo delante tuyo aquel fulgor

Que se apoderó de tus ojos cristalinos
De tu risas, de tus besos y sudor;
Que laceró mi alma con su trino
De pájaro carroñero sin pudor.

No voy a clavar la bandera del olvido
Simplemente, mas, no puedo dulce amor
Porque nace en mí la flor de aquel espino
Que sembraste aquella noche de licor.

Pero llevo mi esperanza de beduino
En un morral titubeante y soñador
De encontrar ese vergel divino
Que libere la mariposa del dolor.