22.11.16

Anoche te he soñado

Anoche te he soñado
Y me he visto iluminado en el claror de tus ojos.
Me atrapaste con la albura de tu risa
Y acariciaste mi centro imperceptible
Como las flores que se abrazan en manojos.
En arcoiris mis sueños te trajeron
Porque te extraña mi corazón aletargado
En la ancha espera del tiempo infinito
En la hecatombe de no estar junto a tu lado.
Me he despertado vacío y silencioso
Como el cielo estrellado del invierno
Frío y obscuro manto enmudecido
Como algazara colmada de cerrojos.
No tengo voz ni tengo las palabras
Para expresarte lo mucho que te ansío
Más no hay consuelo cuando te ha tragado el río
De las ausencias perpetuas y amargas.
Anoche te he soñado
Y no puedo despegar de mí 
Tu imagen de angélica blancura.
Dicen que el tiempo las heridas cura
Si no te mata en el intento.
Anoche te he soñado.

21.11.16

El viento

Resultado de imagen para vientoÉl pretende asustarme
Zumbando entre los caños jugando a ser fantasma.

Él repite su rutina de las noches
Como un loco que perdió toda razón.

Él está convencido que me asusta
Y que caeré en la tentación de ocultarme en las frazadas.

Él cree que llamaré a mamá en cualquier momento
O que romperé en llanto gritando –tengo miedo-.

Él arremete en la alameda como un matón agresivo e indecente
Y tira de los clavos de las chapas y vuela la ropa del tendal.

Él tironea las hojas del postigo
Araña la ventana y empuja la puerta.

Él arrastra la arena a su merced
Desdibuja los pasos del viajero y deja las calles vacías.

Él clava su daga de aire frío en el mendigo que muere a la intemperie
Y hace temblar las casuchas de madera de los pobres en lo alto.

Él no tiene dudas de que tiemblo
Y que pienso en cementerios y pantanos tenebrosos.

Él me conoce
Y sabe que pienso que hay alguien debajo de mi cama.

Él me conoce y lo conozco desde que nací
Pero como todo viejo va perdiendo la memoria.
Él cree que aún yo soy un niño.

20.11.16

En mi coche

La vida cundirá mansa en la tarde,
la tarde opacerá en un sol de noche,
y vos y yo tan cerca, piel a piel
aguándonos de néctar en mi coche.
Afuera colorido un carnaval de luces,
adentro, la ternura, el sudor y el beso,
y en cada uno alumbrará la locura
su placenta de orgasmos en el cielo.
La fiesta aún no comienza y te deseo,
el agua de la flor lava mi cuerpo,
un perfume de jabones y champúes,
imagino la fragancia de tus senos.
Éste sí, éste no, mejor el negro;
también quiero la camisa haciendo juego,
y mi rostro con un liso de navaja
ya deseoso de caricias y de besos.
Tu sonrisa y tus ojos tan intensos
le dan la bienvenida a nuestro encuentro;
si hay personas, o música, o comida,
no lo sé, sólo veo tu figura en el intento.
Y la noche se tiñe de miradas,
y unas manos que buscan otros dedos,
y un corazón que bate acelerado
su tambor de guerra de alma en celo.
Y voy tomándote las manos,
y tus curvas provocan en meneo.
Un contacto de labios, descuidado,
y un torrente de hormonas crece dentro…
Son las cinco y en casa hay un marido
que espera tu llegada en el silencio,
que no sabrá que estuviste hoy en mi coche,
que no sabrá que hoy, bebiste de mis besos.

19.11.16

Al hombre que serás


No permitas que el fragor de la tormenta
inhiba  el vuelo de tus alas,
la lluvia es el agua que renueva
la esperanza cuando hay sequías largas.
Nunca seas las márgenes de un río,
te prefiero nieve en la avalancha,
nunca seas alambrada o cerca,
es mejor ser ave en la bandada.
Nunca seas oveja en el rebaño,
te prefiero lobo en la manada,
nunca cubras tu humanidad de oro,
son más dignas las ropas de labranza.
No permitas que el son de la avaricia
perturbe la simpleza de tu danza,
la humildad engrandece a quien la viste
y no hay nada que corrompa su templanza.
Nunca seas una flor de cementerio,
te prefiero primavera en la montaña,
nunca calles tu canto de jilguero,
no le temas al fusil que te amenaza.
Y si un día por cantar tus sentimientos
caen cadenas en tus muñecas blancas,
 recuerda que en el mundo no hay grilletes
capaces de encerrar los sueños de tu alma. 

18.11.16

Injusticia social


Hoy la vi
En un carro tirado por un caballo flaco
En la cara resignada del cochero
Y en su carga de bazofias y cacharros.
Hoy la vi
En las costillas de un niño abandonado
En la bolsa asesina que inhalaba
Y en sus ojos de futuro desangrado.
Hoy la vi
En las monedas que pedían unas manos
En una mesa vacía de alimentos
Y en un bolsillo que no tiene ni un centavo.
Hoy la vi
En la tristeza de un desocupado
En su mirada perdida e impotente
Y en el latir de su corazón acorralado.
Hoy la vi
En las arrugas dolientes de un anciano
En las ropas harapientas de un mendigo
Y en el asir enclenque de sus manos.
Hoy la vi
En la torpeza de un pibe de mi barrio
En su ignorancia que no ha tenido escuela
Y en sus palabras de escaso diccionario.
Hoy la vi
En el manso sentir  de un inmigrado
En su hablar distinto y cauteloso
Y en su temor a ser discriminado.
Hoy la vi
En la impudicia de unos pies descalzo
En el llanto de hambre de un niñito
Y en el dolor de unos padres desahuciados.
Hoy la vi
En una niña con un crío entre sus brazos
En un banco vacío de una escuela
Y en un cuaderno con sus hojas en blanco.
Hoy la vi
En dos botellas de vino, del barato
En el alma que a ellas se aferraba
Y en la falta de un puesto de trabajo.
Hoy la vi
En los ranchos de chapa de mi barrio
En la canilla sin agua; en la letrina
y en la basura que revuelven unas manos.
Hoy la vi
Pasearse obscena y con descaro
En un coche que cuesta un tanto más
Que la casa que no tienen mis hermanos.
Hoy la vi
En un restorán de esos, de los caros
Donde el patrón paga un plato de comida
Al mismo valor que el salario de un empleado.
Hoy la vi
en la billetera de un señor acaudalado
En la conciencia sucia del usurero
Y en el erario que tienen hoy los bancos.
Hoy la vi
En el traje que usa el diputado
En el vestido de la presidente
Y en los gastos reservados del estado.
Hoy la vi
La vi y la veo en todos lados
Y la seguiré viendo mientras viva
 Muy a pesar mío y de mis hermanos.

Incertidumbre

Puede que esta noche mi cuerpo cabalguen
los muslos caoba de mi hermosa amante,
puede que en mi alma nudos se desaten
al beber sus senos, al sudar su carne.
 
Puede que llegara vestida de ángel
batiendo en sus alas sus besos granate,
puede que mi piel estremezca sus acres
al sentir la suya, posarse, posarse.

Puede que mis manos una danza bailen
de caricias tenues en su espalda suave,
puede que las suyas mil surcos resalten
en mi fuerte pecho cuando Ella  estallare.

Puede que mi boca su boca se calce
y seamos agua en un mismo cauce,
puede que fundamos al amor sin partes
y que mi simiente se mezcle en su sangre.
…..
Pero si esta noche Ella no llegare…
puede que sus piernas… otro amor cabalguen.

16.11.16

El náufrago

Me dio para que bebiera
mas yo no quise beber;
Me dio para que comiera
Y yo no quise aceptar;
Fue entonces que me dio un beso
¡Ah qué manjar!

14.11.16

LSD


Es difícil escapar al hechizo
De tu planeta de encantos y vicio,
De tu mirada de carbón encendido
Que te toma o te lleva al olvido.

Es difícil la vida contigo,
Si no estás me muero, si te veo vibro
Y el pensarte me rasga por dentro
Y el desearte me mantiene vivo.

Es difícil no estar malherido
Si sé que no te tengo, pero estás conmigo
Y la ambivalencia de tu juego me postra
Aún cuando tu cuerpo se funde en el mío.

Es difícil pensar en olvido
Cuando a cada instante te llevo conmigo,
Cuando tu sonrisa ilumina mi alma,
Cuando tu perfume me brinda el oxígeno.

Es difícil no estar en peligro
Si constantemente me tenés al filo,
Pero tu puñal no mata, aunque hiere
Y mi corazón sangra pero no muere.

Es difícil la vida contigo
Pero más difícil si no estás conmigo
Porque mis mañanas por vos son soleadas
Con vos quiero todo, sin vos no soy nada.

13.11.16

Evanescencia


Mañana no seré la misma arena,
Pero estaré erigido del mismo barro
Cuando el camino de la luz me reaparezca
En otro cuerpo, en otro tiempo, tirando de otro carro.
Yo sólo tengo mi mirada de lámpara torcida
Mis besos escamados y las manos mugrientas.
Un alma de golondrina viajera me habita
En el cósmico arcoíris del tiempo,
Que con su fuego insaciable
Devora los recuerdos
Como si fueran rama seca.
No sé de dónde vine, ni adónde iré
Cuando en un próximo otoño
Sea sólo un mendrugo en la tierra.
La nada talvez. Pero tan bello como un haz de luna.