21.10.15

Cielo

¡Uh!.. Creo que hoy, otra vez, no te veré;
El mismo remolino de siempre;
La misma sensación de caer al vacío.
¡Ah!.. Cuanto te extraño esta noche.
En este laberinto de alcohol
Necesito de tu piel y tu voz.
 
¡Oh! Nena, hace ya tanto tiempo
Que la sangre se me secó y
La ruleta otra vez sacó mi número
Hacia el cielo.
¡oh! Nena, estoy cayendo al abismo
Y estoy cada vez más ausente.
Mi alma es un agujero insensible
Como el cielo.
Quiero salir a buscarte, pero no puedo.
El desconsuelo me paraliza y me hundo
En la más profunda oquedad.

Ya he estado en estos caminos
Pero nunca pasé el límite.
Éste laberinto de sueño
Me fragmenta entre dos polos
Y cercena mi razón:
Mi razón de vivir.
Mi Ser se despoja de su carga
Y el lastre ya no pesa.
Mi mente gira como un tornado de paz
Y me eleva como un papel
Hacia el cielo.

¡Oh! Nena
Siento que ya no te extraño.

4 comentarios:

  1. Me muerde la tristeza
    como un perro sin rabia
    ahora que no te quiero
    y sin embargo me embargas.

    ResponderEliminar
  2. Llega un instante en que la sobredosis de ternura deja sentir su peso....el amor que no puede ser por esas cosas ilógicas de la existencia, pero el Ser, en nuestra profundidad aliviana el peso del dolor y el tormento como bien tú lo expresas en tu poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Caro por tu visita y tu comentario. Saludos!

      Eliminar