27.3.18

Evanescencia


Mañana no seré la misma arena,
Pero estaré erigido del mismo barro
Cuando el camino de la luz me reaparezca
En otro cuerpo, en otro tiempo, tirando de otro carro.
Yo sólo tengo mi mirada de lámpara torcida
Mis besos escamados y las manos mugrientas.
Un alma de golondrina viajera me habita
En el cósmico arcoíris del tiempo,
Que con su fuego insaciable
Devora los recuerdos
Como si fueran rama seca.
No sé de dónde vine, ni adónde iré
Cuando en un próximo otoño
Sea sólo un mendrugo en la tierra.
La nada talvez. Pero tan bello como un haz de luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario