20.11.16

En mi coche

La vida cundirá mansa en la tarde,
la tarde opacerá en un sol de noche,
y vos y yo tan cerca, piel a piel
aguándonos de néctar en mi coche.
Afuera colorido un carnaval de luces,
adentro, la ternura, el sudor y el beso,
y en cada uno alumbrará la locura
su placenta de orgasmos en el cielo.
La fiesta aún no comienza y te deseo,
el agua de la flor lava mi cuerpo,
un perfume de jabones y champúes,
imagino la fragancia de tus senos.
Éste sí, éste no, mejor el negro;
también quiero la camisa haciendo juego,
y mi rostro con un liso de navaja
ya deseoso de caricias y de besos.
Tu sonrisa y tus ojos tan intensos
le dan la bienvenida a nuestro encuentro;
si hay personas, o música, o comida,
no lo sé, sólo veo tu figura en el intento.
Y la noche se tiñe de miradas,
y unas manos que buscan otros dedos,
y un corazón que bate acelerado
su tambor de guerra de alma en celo.
Y voy tomándote las manos,
y tus curvas provocan en meneo.
Un contacto de labios, descuidado,
y un torrente de hormonas crece dentro…
Son las cinco y en casa hay un marido
que espera tu llegada en el silencio,
que no sabrá que estuviste hoy en mi coche,
que no sabrá que hoy, bebiste de mis besos.

1 comentario:

  1. ¡Extraordinariamente bello, bello poema! Sensual amoroso que pone a una a soñar con algo similar vivido.

    Un saludo y mi felicitación.

    ResponderEliminar