2.3.17

El llamado

Cae la lluvia insensible en las calles silenciosas;
Estrepitosa hemorragia en la noche despoblada
Que de sólo crepitar como le antoja
Carcome mi humanidad tan desalmada.

Y aquí estás, como un gorrión empedernido,
Empeñada en quitarle la libertad a mis andadas
Y clavarle clemente el último cuchillo
A mi pobre corazón que ya no es nada.

No quiero ser consciente del último suspiro,
No quiero darme cuenta de mi última pisada;
Más sé que estás, y estoy tranquilo
Aunque me lleves poco a poco y en tajadas.

Cae la lluvia insensible en las calles silenciosas;
Amé la soledad y sus coartadas,
Amo el sentirme sólo una cifra de la vida,
Así que no te regodees… pues no estoy aquí por tu llamada.

12 comentarios:

  1. Tu aire gótico me encanta. Una poesía a la altura de los mejores del siglo XIX.
    Un fuerte abrazo.
    M o n s ú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario! Un gran abrazo.

      Eliminar
  2. Pues yo si acudí a tu llamada
    y aquí estoy. Bienvenido a mi casa siempre
    que lo desees.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Myriam por tu visita!!! Un gran saludo para vos!!!

      Eliminar
  3. Gracias por su invitación a la que, naturalmente, quiero corresponder. Tengo la página en prosa que ha visitado y que no parece que haya leído, otra de poesía y una tercera dedicada a fotografía. Está, como no, invitado y me será muy grato recibir sus comentarios. Espero merecer su atención.

    Es curioso como se van desizando el discurso poético hasta que, por fín, nos damos cuenta que está hablando con la que no queremos nombrar pero que tampoco podemos olvidar y que sabemos que, hagamos lo que hagamos, finalmente saldrá a nuestro encuentro y nos llevará a trozos o en tajadas pero seremos suyos. Me encantó su estilo. Bueno, no quiero cansarle, ya nos iremos conociendo poco a poco y la verdad, que no se hable de amor es ya un respiro.

    Saludos cordialísimos. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Franziska por tu visita y tus palabras!! Un gran Saludo para vos!!

      Eliminar
  4. Hola Andrés, hace un tiempo hice lectura de este poema y le dejé un comentario; sin embargo, como la naturaleza de la poesía es subjetiva, cada nueva lectura se podría prestar para una nueva interpretación:
    Su poema contiene imágenes hondas y se me vino a la mente aquella lluvia dolorosa y cansada que hablaba Mario Benedetti en uno de sus trabajos, en donde no era tanto el exterior sino como la parte interna,en el corazón, en el espíritu en donde se desata aquel torrencial. Su poesía es un camino de sentimientos de dolor que lo dejan al descubierto para ser sentido con su lectura, hay una voz de resignación y de impotencia que vocifera como última alternativa en este soliloquio de versos donde expresa el dolor vivido y lo inmune que es al presente, por más desprecio que se manifieste en el camino.

    Un placer poder leerle mi estimado. Le comento que le he dado "seguir" a su página (que por cierto tiene una presentación bárbara) esperando –sin que esto sea una obligación– que tal vez usted haga lo mismo en mi espacio.
    Le envío un fortísimo abrazo desde Costa Rica, esperando a que todo esté bien.
    Darío.

    http://versosdario.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Darío, lo recuerdo. creo que fue en Mundipoesía. Muchas gracias por su visita y por su profundo análisis. Un abrazo desde Argentina

      Eliminar
  5. Hola Andrés, tus letras se van deslizando por algo que nos acompaña durante toda la vida, y a lo que parece que tenemos respeto hablar, sin embargo, estamos resignados a ella. Gracias por tu visita a mi blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto Cristina! Muchas gracias por tu visita! Saludos!!!

      Eliminar
  6. Muy gótica poesía, me encantó el cambio de estilo y la manera en que te diriges a "ella" Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Saludos Rosa! Muchas Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar